¿Son exactas las pruebas rápidas para diagnosticar COVID-19?

Para responder a esta interrogante, lo primero que debería de abordarse es ¿Qué es una prueba rápida? Una prueba rápida tiene como objetivo confirmar o descartar una posible infección por COVID-19, en personas que presentan síntomas o tienen la sospecha de haber contraído el virus.

Estas pruebas tienen varias ventajas, entre ellas que son portátiles, eso quiere decir que se pueden aplicar prácticamente en cualquier lugar, también son fáciles de realizar ya que no requieren de métodos complejos. Son económicas y los resultados son “casi inmediatos”.


Existen en el mercado 2 tipos de pruebas rápidas. Por un lado, tenemos las pruebas de antígeno que identifican las proteínas del virus. Estas se presentan en dispositivos de plástico desechables, similares a las pruebas de embarazo. Por otro lado, tenemos las pruebas moleculares rápidas, que detectan el material genético del virus de forma similar a los métodos de laboratorio, pero con dispositivos más pequeños y prácticos.


Las pruebas rápidas son importantes, pues la gran mayoría de las personas desea saber su estado de manera rápida, ya sea para informar a las personas con las que ha tenido contacto ante sospecha, u hoy en día, para poder viajar, asistir a eventos o espacios, trabajo, Etc.


Disminuyendo de manera significativa el riesgo al estar seguro de que no se está contagiado.

Actualmente la infección por covid-19 se confirma con una prueba de laboratorio llamada RT-PCR, que utiliza un equipo especializado y a menudo tarda al menos 24 horas en producir un resultado. En su lugar, las pruebas rápidas permiten conocer el resultado con mayor rápides, lo cual ayuda a que, si la persona da positivo, pueda comenzar un tratamiento lo más pronto posible.


Estas pruebas parecen tener muchos beneficios, pero ante la duda de si son fiables o no, se realizó un estudio para comprobar esto.


En la revisión se incluyeron 64 estudios y se investigaron un total de 24 087 muestras de nariz o garganta. El virus del covid-19 se confirmó en 7415 de las muestras.


Los estudios investigaron 16 pruebas de antígeno diferentes y cinco pruebas moleculares distintas. Estas pruebas se realizaron primordialmente en Europa y América del Norte. Todas las pruebas se contrastaron con una prueba RT-PCR para detectar el covid-19 y se analizaron a personas con o sin síntomas.


Dentro de los resultados de este estudio una de las marcas que destacó junto con otras, fue la Abbott Panbio por cumplir con los estándares aceptables de la OMS en al menos un estudio.



¿Cómo se traduce esto?


Se podría decir que unas cuantas pruebas de antígeno en el mercado son lo suficientemente exactas para prescindir de una RT-PCR en personas con síntomas. Esto es de suma utilidad cuando se busca conocer un resultado inmediato o si no se cuenta con las posibilidades de realizar una RT-PCR.


Varias pruebas moleculares muestran una gran exactitud y posibilidades de uso, pero se necesitan más pruebas de su rendimiento al evaluarlas en contextos reales.


En conclusión se podría decir que las pruebas rápidas en personas con síntomas y realizadas en ambientes controlados, siguiendo las instrucciones del fabricante y los estándares sanitarios pertinentes, tienen un alto grado de certeza, pero por otro lado, se necesita más evidencia sobre las pruebas rápidas en personas sin síntomas y realizadas en lugares poco convencionales.


Fuente: www.cochrane.org

4 visualizaciones0 comentarios
whatsapp-R&F.png